concordancia

concordancia_onlineOjo a la falta de concordancia.

En average.es queremos seguir hablando mejor…Ha de decirse: “La mayoría opina que debemos hacerlo así”; pero si el sujeto es: “la mayoría de los trabajadores”, el verbo debe ir en plural: “opinan“. Sí,  la Real Academia Española aconseja que el verbo guarde concordancia con el sustantivo más cercano _ en este caso, “trabajadores”, no: “mayoría” _. Sin embargo en: “El Consejo de Ministros se reunió”, no sucede lo mismo, aquí la forma verbal ha de adoptar el singular, porque “Consejo de Ministros” es una unidad lexicalizada, es decir, constituye un sustantivo, y funciona como tal.

Pongamos este tan frecuente ejemplo de falta de concordancia: “Yo me gusta…“. Así dicen muchos cuando quieren expresar que algo les complace. “Yo me gusto“, sería lo correcto si quien habla quiere dar a entender que le agrada ser como es, que está satisfecho de verse. En la primera expresión: “Yo me gusta”, la intención es indicar que hay un objeto, una situación que le hace sentir bien, y por tanto, lo correcto sería: “A mí me gusta…”. Cambiemos el orden de las palabras solamente para entenderlo mejor: Eso, (que constituye el sujeto omitido, callado) me gusta a mí; por tal razón, la forma del verbo gustar, “gusta“, va en tercera persona del singular. El verbo debe concordar siempre con el sujeto en número y persona. Pero no ha de concordar con ninguno de los complementos. Fíjate que le preguntamos al verbo: ¿A quién?, ¿a quién le gusta? y como siempre que hacemos esto frente a una oración, la respuesta es el complemento indirecto, aquí es: “me” y para reafirmar: “a mí” . Otro ejemplo: “A las vacas les gusta la hierba”. “La hierba gusta (no usemos aquí la forma: “gustan”) a las vacas“. ¿A quién gusta la hierba?: “a las vacas“, ese es el indirecto.

Vi en televisión: “El enorme ancla del Titanic”. Ancla es, por supuesto una palabra que comienza con “a” tónica, y debe llevar el artículo “el” en lugar de “la”; sin embargo, el adjetivo enorme no tiene por qué seguir esa regla. Lo correcto hubiera sido: “La enorme ancla del Titanic” o “El ancla enorme del Titanic”. También oí: “Un alta tasa” en vez de “Una alta tasa”. Claro está que cuando alta no es adjetivo, sino sustantivo: (“Le dieron el alta en el hospital”), sí debe emplearse “el”, y no: “Le dieron  la alta en el hospital”.

Oí: “Entonces es que surgen una serie de poetas…”. En: “Entonces es que…” vemos un “que” galicado; en español no se usa. Debió decirse: “Entonces es cuando…”. Tampoco: “surgen”, sino surge.   La

regla dice que ha de existir concordancia entre el verbo y la palabra más cercana del sujeto. En este caso es: serie (singular), no: poetas (plural). Por otra parte, “serie” se utiliza para cosas seriadas, no para animales ni personas. Hubiera sido correcto: “Entonces es cuando surge un grupo de poetas.

He aquí otro dislate muy común:  “Una pedazo de casa“, debemos analizar que el artículo “un” debe concordar en género y número, con: “pedazo“, no con “casa“, pues a pedazo se refiere.  Nadie dice: “Me comí una trozo de ensaimada“, ¿verdad?. Por cierto, yo ahora mismo me comería un buen cacho.concordancia-online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *